Dónde comer en Lada, Langreo

Aquí te mostraré dos sitios donde comer en Lada Langreo. Y no en plan Tripadvisor u otra web que aconseja restaurantes sin tener ni idea y solo te puedes hacer una idea por los comentarios de la gente. Y en casi todas las valoraciones siempre hay algún indignadito que parece que se pasa la vida riñendo en casa y luego suelta bilis sin ton ni son. Aquí no, he probado ambos sitios y seré honesto en valoración y sé por qué los aconsejo. Y no, no cobro de ellos. Eso si, si por la recomendación cae una tarta de queso o una de cebollas rellenas, yo encantado. Que soy honesto pero no gilipollas. Así que vamos al turrón con dónde comer en Lada, Langreo.

Índice

Casa Caldillo

Casa Caldillo o Caldillo d’Arriba, descrito para los que somos de fuera o foriatones, vendría a ser un asador o una parrilla. Si te va la carne, es la mejor opción entre los restaurantes donde comer en Lada. Pero de lejos. No voy a ponerme ahora a describir los platos porque eso es el siguiente punto y no quiero ponerme perdido de babas antes de hora. Si, soy carnívoro, ya lo siento por mis amigos veganos. Bueno, no, qué hostias, más carne para mi.

El local es fácil de localizar porque es en la calle principal del pueblo y prácticamente en el centro. El aparcamiento, regular, pero también puedes ir desde Sama o la Felguera en la línea de autobús que va de Langreo a Mieres. También puedes ir andando, pero si te gustan las emociones fuertes, te recomiendo el autobús.

Fuera bromas, el local por dentro es muy espacioso y una vez dentro de la sala principal puedes deleitarte con la imagen de la parrilla y, básicamente, con el olorcillo a ambrosía asada en leña. Me entretendría con la decoración y aspectos así, pero a mi lo que me interesa es hablar de la comida y no soy tan pijo como para prestar atención al estilo de los muebles o si el baño tiene buen feng-shui. Básicamente porque yo voy a comer, no a valorar interiorismos. Aunque el sitio debo decir que me gusta, siempre me he sentido cómodo allí.

Vamos a lo importante, pues.

Qué comer

Costillas, básicamente costillas. Tu pide costillas y disfruta. Si luego te quedas con ganas de más, pide por esa boquita. Pero no es lo único, porque las costillas son famosas y con razón, pero hay otras muchas opciones que merecen atención.

Si eres como yo y te gustan la carne, los retos y crees que una ocasión es una ocasión… pídete un chuletón. Como un campeón. Y si te gustan los pimientos del piquillo y las patatas fritas caseras…vas a disfrutar como un enano. Como un enano que va tener que hacer frente a casi dos kilos de carne, que será más fácil saltarte que rodearte.

Debo reconocer que la carne roja es mi perdición y que el chuletón del Caldillo es de las mejores experiencias que he tenido con una vaca. O con una porcentaje importante de ella. El caso es que la carne de ternera y de vaca merece mucho la pena.

¿Sabes esa carne roja intensa con una grasa amarillenta con un intenso aroma, que se deshace en la boca una vez hecha? Tal como si fuese aceite. Pues esa. Nada de carne gomosa con una tira de grasa que parece tocino. Aquí hasta la grasa se come. No será lo más sano, pero yo la untaría en pan.

Podría mencionar el cordero y otros platos, pero creo que habéis cogido la idea.

De postre, ya que estamos, yo os recomendaría la tarta de queso. Quizás sea fijación mía, pero es lo que siempre pido y nunca me ha decepcionado. Esto son kilos cogidos con gusto y no los del gimnasio.

El Cucharón de Amada

Para equilibrar la cosa en mis recomendaciones de restauranes donde comer en Lada, ahora viene el Cucharón de Amada. Zanjamos el tema de los asadores y las parrilladas y nos metemos en otro de mis estilos gastronómicos favoritos. La comida casera.

Algunos me dirán que para comer comida casera se van a casa de su abuela Y a esos les digo que cuando su abuela abra un restaurante, que me avisen, pero que ahora no den la murga. Como buen lugar donde comer comida casera y tradicional, el sitio es más íntimo y pequeño que el caldillo. Diferente estilo, diferente comida, diferente forma de disfrutar. Para localizarlo no falla, la misma calle principal pero más adelante que el Caldillo y a mano izquierda. Calle Gabino Alonso 41 si queréis exactitud.

Como he dicho antes, no pienso invertir mucho tiempo en la decoración. Bueno, no mucho sería alguno. A lo que se va es a comer. Lo que si puedo decir es que el dueño es la mar de majo y la dueña, a la sazón también cocinera, aún más.

Así que vamos al tema manduca, que ya es hora.

Qué comer

Al ser un artículo en mi web no voy a ser imparcial. Yo he venido a informaros pero también a hablar de mi libro. Y voy a hablar de mi libro. Cebollas.

Si queréis más detalles, cebollas rellenas. Y si queréis aún más detalles, os acercáis y las probáis.

Pero siendo justos y ya que esto va de lugares donde comer en Lada y querréis saber de qué va la cosa, tanto si sois de la Cuenca como si no, lo explicaré brevemente.

Los de la Cuenca pasad al siguiente párrafo si queréis, esto es para los de fuera. Veréis, majos… las cebollas rellenas, aunque os suene increíble, son unas cebollas… efectivamente, rellenas. Aprobado general. La cuestión es el relleno. Y encontrarte una cebolla rellena de bonito del norte, pimiento, huevo, tomate y otros, guisada en una salsa casera y servida con patatas… pues como encontrarte con una salida al Paraíso en la autopista. Bueno, no, mejor. Además, algo llamado Paraíso al lado de una autopista tiene que ser algo muy turbio.

También podríamos hablar de la carrillera ibérica o del rollo de carne, pero antes de hablar de más carne, hay que mencionar que si podéis probar el arroz con bogavante o encargarlo, mejor que mejor,

Pero volviendo a la carne, tema fetiche, hay que mentar el cordero a la estaca que puedes encargar o tener suerte y que te coincida con las fechas. Es algo que no defrauda, ya os lo aviso. Y no me gusta el cordero, que es lo divertido del tema.

Y para terminar, el postre. Aquí barro para casa y tiro por los frixuelos, que ya son viejos conocidos míos. Los de fuera quizás no tengáis ni idea de lo que son los frixuelos y si los véis diréis que son crepes. Y así os va a caer un sopapo y con razón. Sólo os falta llamar sanjacobo al cachopo y volvéis a casa con orden de expulsión. Así que repetid «un frixuelo no es un crepe y un cachopo no es un sanjacobo».

Y con esto doy por zanjado todo lo que tenía que escribir sobre donde comer en Lada, Langreo. Si os ha servido, fantástico. Y si no, tampoco os veré, así que a cuidarse. Hala majos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*